Actualidad POLICIALES

Crimen del diácono: "Forcejeó conmigo para obligarme a tener relaciones"

En un video entregado a la Justicia, uno de los detenidos confiesa el asesinato y asegura que fue para salvar su vida y la de su pareja.

Captura del video en que Céspedes confiesa el crimen

Captura del video en que Céspedes confiesa el crimen

Este martes 11 de junio detuvieron a dos jóvenes de 19 y 20 años por el asesinato del diácono Guillermo Luquín en Temperley, cuya presencia de uno de ellos se pudo comprobar gracias al cotejo de huellas dactilares.

Sin embargo, en el transcurso de la mañana se conoció un video en el que Roberto Javier Céspedes, uno de los aprehendidos, confiesa el crimen y alega que el párroco quiso abusar de él.

Según se le escucha decir en la filmación, Luquín lo contactó por Telegram invitándolo a hablar y comer algo "porque se sentía muy solo". Tras consultarle si podía ir con su novio (Leonel Iván Martínez, el otro detenido), ambos arribaron a la calle Bombero Ariño 829 alrededor de las 11:57 de la noche.

"Nos recibió Guillermo y nos ofreció la gaseosa. Hablamos, nos preguntó cómo estábamos, cómo nos fue en la semana, le preguntamos a él cómo le fue, nos dijo que estaba bien", relata el muchacho.

Y luego agrega: "Nos dijo que tenía unos cuadros en la habitación y si los queríamos ver, yo le digo que sí, que no había ningún tipo de problema. Mi novio se va al baño y yo le digo 'Bueno Guille esperame acá que voy a tomar más coca', me dice 'Bueno, dale'. Termino, le llevo la copa en que estaba tomando y cuando estoy entrando a la habitación lo encuentro a Guillermo en la cama con todo el cuerpo desnudo".

"Le dije que era una falta de respeto, que no era lo acordado, que nosotros habíamos acordado comer una pizza, tomar un café o una coca y charlar"

De acuerdo a la versión de Céspedes, "él se sintió ofendido" y "empezó a forcejear conmigo como para obligarme a tener relaciones con él". Allí, Luquín lo habría empujado contra la cama y bajado el pantalón para someterlo sexualmente, pero entró en escena Martínez.

En ese momento, Céspedes asegura que su atacante "tenía un cuchillo en la mano" y que lo mordió: "Mi novio lo vio y lo empujó queriendo sacarlo de encima mío. Ahí fue cuando forcejeamos con un cuchillo".

"Yo le tomé la muñeca y con la misma mano de él, se lo llevé hacia la carótida"

"Ensangrentados", ambos abandonaron la vivienda y se dirigieron a la de Céspedes para relatarle lo sucedido a su mamá y hermana "y hacer lo correcto".

Comentarios