Actualidad INTERNACIONALES

El triste y compartido destino de los ex presidentes del Perú

Con la detención fallida tras el suicidio de Alan García se amplió una preocupante tendencia sobre los mandatarios del país.

La variable corrupción atraviesa a un país donde el escándalo de Odebrecht, si bien por su alcance internacional podría considerarse global, tuvo y mantiene un impacto al interior del Perú con magnitudes mayores a las del resto de la región.

La variable corrupción atraviesa a un país donde el escándalo de Odebrecht, si bien por su alcance internacional podría considerarse global, tuvo y mantiene un impacto al interior del Perú con magnitudes mayores a las del resto de la región.

Durante el mes de julio las calles del Perú suelen verse engalanadas por desfiles escolares donde los estudiantes celebran las fiestas patrias del país. El año pasado esto no ocurrió

¿Por qué? A partir de los audios filtrados que culminaron con la disolución de gran parte del sistema judicial peruano, las escuelas públicas y privadas del país decidieron “enseñar conciencia crítica” desde su ausencia.

Y es que la variable corrupción atraviesa a un país donde el escándalo de Odebrecht, si bien por su alcance internacional podría considerarse global, tuvo y mantiene un impacto al interior del Perú con magnitudes mayores a las del resto de la región.

Teniendo en la “suerte” judicial de quienes alguna vez fueron sus presidentes un indicador bastante claro es que podemos ver que desde 1990 a la fecha, todos los ex Jefes de Estado se encuentran presos, prófugos, detenidos o investigados.

Alberto Fujimori (1990-2000): Si bien sobre finales del 2017 el presidente Kuczynski le otorgó un indulto humanitario, el mismo fue revocado y el dictador permanece encarcelado desde septiembre del 2007 condenado a 25 años de cárcel por homicidio calificado con alevosía por los casos de La Cantuta y de Barrios Altos. También pesa sobre su figura el delito de secuestro agravado, por las detenciones del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

Alejandro Toledo (2001-2006): El propio toledo representa un caso curioso considerando que se encuentra prófugo en los Estados Unidos, aunque debe ser la única persona que estando en esa situación se sabe dónde vive y es detenido en su país de acogida y liberado a las pocas horas.

Alan García (1985 - 1990 y 2006-2011): En el día de ayer fue que el Poder Judicial ordenó la detención del ex líder aprista por lavado de dinero y tráfico de influencias, así como contra su ex secretario general de Presidencia, Luis Nava, el ex vicepresidente de Petroperú, Miguel Atala, y sus respectivos hijos (José Antonio Nava y Samir Atala). Tras darse un tiro a la cabeza, García murió sobre el mediodía.

Ollanta Humala (2011-16): El primer actor de peso involucrado en el caso Odebrecht. Fue detenido junto a su esposa Nadine Heredia, señalado por Marcelo Odebrecht de recibir dinero para financiar su campaña presidencial. Tras meses de detención fue liberado aunque permanece en condición de investigado.

Pedro Kuczynski ( 2016 - 2018): Siguiendo el espiral presidencial que la corrupción y Odebrecht presentaron, fue el turno de PPK quien fue acusado de haber recibido sobornos durante su gestión como Ministro de Economía en el período 2004-2006 así como de dos empresas a su nombre. Detenido preliminarmente por 10 días, PPK fue hospitalizado de emergencia ayer a la clínica Angloamericana a raíz de una crisis de presión arterial.

Por fuera de estos casos podríamos mencionar también a Francisco Morales Bermúdez, quien en sintonía a la resolución recibida por Fujimori fue condenado a cadena perpetua en Italia por el secuestro y asesinato de 42 jóvenes, incluidos 20 ítalo-argentinos.

Si bien la corrupción aparece como un fenómeno endémico y transversal a la política peruana, el espacio de interrogante surge a partir de preguntarse cuál será la oportunidad de renovación política que se pueda dar cuando la alta dirección del país profundiza de manera reiterada esta situación, logrando como resultado una ciudadanía cada vez más descreída del sistema político en todos sus espacios.

Comentarios