No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad Economía

La semana del dólar y las críticas a la actuación oficial ante la corrida cambiaria

Te contamos cómo fue la semana para el tipo de cambio después de las PASO y la actuación tanto del Banco Central como del presidente.

La semana del dólar y las críticas a la actuación oficial ante la corrida cambiaria

La semana del dólar y las críticas a la actuación oficial ante la corrida cambiaria

Por: Candelaria Botto

Si queremos rastrear el comienzo nos tenemos que ir a la madrugada del lunes, cuando en las sociedades de Bolsa que operan las 24 hs online ya mostraban un salto en la cotización verde tras conocerse el resultado de las PASO que dieron una contundente victoria a Alberto Fernández, con el 47% de los votos. 

Lejos de los empates y cortas diferencias que mostraban la mayoría de las encuestas, Macri sacó el 32% de los votos y la sorpresa reino la situación. Los mercados empezaron así sus presiones para el alza de la divisa que el viernes cotizaba a $46,55 según el promedio del Banco Central. 

El desconcierto del Lunes

La expectativa sobre como accionaria el Banco Central ante estas presiones era la principal pregunta del lunes. Desde la victoriosa oposicón Axel Kicillof, quién logró obtener el 52% de los votos como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, alertó antes de que comenzará la jornada cambiaria: “Esperamos que el Gobierno tome esto con mucha responsabilidad, tiene todos los instrumentos para actuar"

Pero la actuación llego tarde, el Banco Central brillo por su ausencia en las primeras horas del día, incluso cuando desde la apertura la divisa norteamericana ya superaba el techo de la zona de referencia. Esas dos primeras horas fueron eternas para quienes seguimos la cotización que llegó a ubicarse en $65 en algunos bancos privados, casi $20 pesos en dos horas. La corrida había empezado y la incertidumbre reino el escenario.

Las señales políticas tampoco eran claras con una conferencia de prensa pautada para cuando cerraran los mercados pero la entidad presidida por Sandleris apareció al mediodía para aumentar 10 puntos la tasa de interés de las Leliq y vendió 105 millones de dólares, estrenando la herramienta autorizada por el FMI (aunque podia usar 250 millones). El día cerró 18,5% arriba de la cotización del viernes, $57,30 según promedio del Central. 

Martes post enojo de Macri

Con los mercados ya cerrados, el lunes, Macri y Pichetto dieron una conferencia que se esperaba que comunique medidas concretas sobre la política monetaria a tomar de acá a ocubre con el objetivo de calmar los animos. Señales de gobernabilidad para traer calma financiera.

No paso. La respuesta oficial fue la de mantener la polarización en la búsqueda de dar vuelta el resultado de las PASO y el martes los mercados reaccionaron nuevamente. En pocas horas se paso de $55 a $61 en la city porteña. 

El Banco Central intervino con 150 millones de dólares en el segmento mayorista y el dólar cerró a $58,33, 1 peso más que el día anterior pero con una jornada muy volatil que tuvo la disparada en el riesgo país, que llegó a su nivel más alto de la década. 

Miércoles con anuncios 

La tercer jornada bancaria tuvo antes un anuncio grabado del actual presidente donde buscaba dejar atrás la fatidica conferencia de prensa del lunes, por la cual incluso pidió perdón, y mostrarse como candidato para las elecciones de octubre. 

Sin embargo, esta apuesta de mantener la polarización y de mantener la campaña electoral no trajo la calma esperada a los mercados y fue relativamente compensada por la intervención del Banco Central, que vendio esta vez 250 millones de dólares.

De todas formas, si bien fortalecieron la oferta verde, no alcanzaron para frenar la presión alcista que ubicaron el dólar en los $62,18 según promedio del Banco Central, casi 4 pesos en el tercer día de corrida cambiaria. 

Jueves volatil pero a la baja

Tras evidenciar que la polarización solo hacia subir la cotización del dólar y el riesgo país, en la mañana del jueves se mostraron señales políticas entre el actual presidente y su principal opositor, que trajeron una jornada marcada por la volatilidad pero con una tendencia a la baja. 

La jornada terminó con un retroceso en la cotización, que fue de $59,72 según promedio del Banco Central y si bien no es posible cantar victoria (y menos aún con una moneda fuertemente devaluada en tres días) fueron los primeros indicios de un camino más calmo en terminos cambiarios.

Viernes a la baja 

El cierre de la semana a la baja parece confirmar el cambio de tendencia evidenciado el jueves, sin bien es díficil cantar victoria si tenemos en cuenta que el tipo de cambio sumo más de $10 pesos en una semana. 

Traslado a precios inmediato

Una suba en el precio del dólar que llegó a superar el 35% en sus picos fue un shock para la economía real, que tuvo locales cerrados, presupuestos anulados y una descordinación en la formulación de precios. 

La falta de un techo claro para la divisa causo pánico entre los comerciantes que veían a sus proveedores actualizar listas o incluso no estar dispuestos a vender hasta que no se llegara a algún tipo de equilibrio cambiario. 

Elypsis

Se terminó el camino de desaceleración que había inaugurado luego del pico de marzo y los especialistas no bajan de proyectar un 50% de incremento de precios en 2019, aunque algunos ya lo ubican más cerca del 60% anual. Una transferencia de ingresos desde los asalariados a quienes tienen sus activos dolarizados. 

Criticas a la actuación oficial 

Las intervenciones fueron creciendo desde el lunes al miércoles pero se mostraron siempre tímidamente. En este sentido, las acusaciones de Redrado, ex presidente del Banco Central, cobran sentido: "El Presidente dijo el día lunes 'que el dólar se vaya donde se tenga que ir de manera de que los argentinos aprendan a quién votaron; y por haber votado más devaluación y más inflación'”, afirmó en declaraciones a radio Mitre.

En el mismo sentido, hay numerosas críticas al accionar de Macri con discursos que llevaron más pánico que tranquilidad. El timing falló toda la semana y cada error se pago con la devaluación de nuestra moneda, con la falta de coordinación para formular precios y con la correlación que tendrá esto para los indicadores de inflación del último cuatrimestre del año.

En esta nota:

Comentarios