No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad INTERNACIONALES

Motín policial y 170 muertos en 6 días: ¿qué está pasando en Ceará (Brasil)?

Un reclamo salarial interrumpió el carnaval nacional y volvió a teñir de sangre la región noreste del país. En esto, mañana Independiente juega en su capital (Fortaleza) por la Copa Sudamericana. 

Bolsonaro habilitó el envío de la Misión de Garantía de Ley y Orden 

Bolsonaro habilitó el envío de la Misión de Garantía de Ley y Orden 

Violencia, muerte y uno de los veintiséis estados que integran la República Federativa de Brasil paralizado. El escenario bien podría describir lo ocurrido sobre comienzos del año 2019, período que marcó el inicio de la administración Bolsonaro. Sin embargo, con el recrudecimiento de las víctimas fatales como síntoma, da cuenta de este 2020. 

En espacio de seis días el estado de Ceará, ubicada en la zona noreste del país experimentó: 170 muertos (confirmados por la Secretaría de Seguridad Pública y Defensa Social), 43 oficiales de la Policía arrestados, un senador baleado y la decisión del Ejecutivo nacional de autorizar la intervención militar, en principio, hasta el próximo viernes. 

¿El motivo? Un reclamo salarial seguido de huelga (prohibida por ley) que a su vez derivó en un motín policial que condiciona parte de la vida política y la agenda de seguridad brasilera.

Todo esto en la tierra que, entre otras cosas, suspendió su carnaval y tendrá en el día de mañana el partido de vuelta entre el equipo de la capital estadual (Fortaleza) y el Club Atlético Independiente.

¿De dónde venimos?

En lo que a las causas recientes respecta podemos remontarnos hacia finales del año pasado, con las negociaciones por el ajuste salarial encabezadas por los policías y bomberos del estado federal de Ceará, punto que llevó a estos sectores a trasladarse hacia la capital, Fortaleza, para pedir un aumento ante la Asamblea Legislativa. 

El reclamo entiende que en los últimos seis años no se han percibido incrementos salariales, al tiempo que la Secretaría de Seguridad Pública y Defensa Social de Ceará argumentó la inversión de 599,6 millones de reales en la agenda de seguridad entre 2015 y 2018.

Acá la réplica tuvo que ver con que desde las fuerzas policiales se argumentó que ese dinero no fue utilizado para aumentar sus salarios, sino con el propósito de contratar a 10.000 uniformados nuevos. 

Sergio Moro, ministro de Justicia, envió a la Fuerza Nacional

Entonces, por un lado, las presiones políticas por parte de las fuerzas de orden no cesaron, al tiempo que el pasado 13 de febrero las autoridades locales se comprometieron a hacer caso a los pedidos con una suba que se trasladara en la transición de los 3200 a 4500 reales hacia finales de 2022. 

Ajeno a este punto, un grupo de policías y bomberos, en desacuerdo con la negociación final, convocó a manifestaciones en las calles, pasando por alto el impedimento constitucional (ratificado por el Tribunal Supremo en el año 2017) de hacer huelga, algo que decantó en que la Justicia declarara la ilegalidad de estas actividades. 

Este fue el verdadero punto de inflexión en el reclamo. Desde el pasado 18 de febrero las fuerzas policiales decretaron el cese de actividades, al tiempo que para un estado que en enero del 2019 contempló un promedio de 8,4 homicidios diarios, la Secretaría de Seguridad Pública informó que el promedio en los primeros cuatro días de huelga y motín fue de 30,5.

Cid Gomes 

El miércoles último (19 de febrero) Cid Gomes, senador precisamente por el estado de Ceará, ex ministro de Educación durante la administración de Dilma Rousseff y hermano de Ciro, recibió dos disparos. 

En una escena que grafica los tiempos que corren en el noreste brasilero, el legislador subió a una excavadora con la intención de ingresar en un área militar ocupada por policías militares. El resultado, al menos un tiro de bala que dejó a Gomes en el hospital, al momento, evolucionando favorablemente. 

 

El caso en números 

El número de la Secretaría de Seguridad Pública y Defensa Social (SSPDS) se refiere al período de parálisis de las actividades de la policía militar en el estado, de miércoles a lunes.

  • 170 muertos 
  • 43 oficiales de la policía militar arrestados
  • 9 ciudades cancelaron el Carnaval (Paracuru, General Sampaio, Horizonte, São Luís do Curu, Canindé, Forquilha, Milagres, Paraipaba y Santana do Cariri)
  • 1 senador baleado

Bolsonaro y perspectivas a futuro

Desde su mensaje semanal vía Facebook, red desde la cual en las últimas horas festejó haber llegado a los 10 millones de seguidores, informó el envío de las Fuerzas Armadas al noreste, al tiempo que solicitó al Parlamento la sanción de una amnistía para los militares que participaran en la crisis. 

La medida en cuestión se trata de la Misión de Garantía de Ley y Orden la cual, por decreto,autoriza la acción militar, en principio hasta el 28 de febrero. Esta decisión se incorpora a la realizada por el ministro de Justicia, Sergio Moro, quien a su vez posibilitó el envío de la Fuerza Nacional. 

Lo cierto es que la crisis trae semejanzas innegables con la ocurrida hace menos de una década atrás y que tuvo desde la agenda de seguridad el escenario propicio para el surgimiento de nuevos líderes políticos regionales.

Comentarios