No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Protón

La lucha contra el acoso sexual en la ciencia latinoamericana

En esta nota, la situación de las mujeres en el ámbito científico y las medidas que están comenzando a implementarse para combatir la violencia machista.

La lucha contra el acoso sexual en la ciencia latinoamericana

La lucha contra el acoso sexual en la ciencia latinoamericana

Por: Florencia Luna

Un artículo publicado recientemente en la revista Science describe cómo se manifiesta la violencia contra las mujeres en las distintas universidades y centros de investigación latinoamericanos y cuáles son —si es que las hay— las políticas formales para denunciar, investigar o castigar estas conductas.

Chilenas denunciando la violencia machista a través de la coreografía "Un violador en tu camino" del colectivo feminista Las Tesis.

A pesar del inusual elevado porcentaje de mujeres en el ámbito científico en Latinoamérica, la mayoría de las instituciones todavía están dominadas por hombres, siendo éstos cada vez más a medida que se avanza en los distintos niveles jerárquicos.

Y aunque puede variar de un lugar a otro, hoy en día la cultura machista que legitima la violencia contra las mujeres empuja a muchas de ellas fuera de la academia. La falta de políticas claras o la no implementación de las mismas deja a estudiantes, profesoras e investigadoras sin herramientas formales para denunciar abusos o conductas sexuales inapropiadas en sus lugares de trabajo y estudio.

Pero, aunque a pasos lentos, esto está empezando a cambiar. Mientras que en algunos países se está trabajando en nuevas normas a nivel nacional para denunciar el acoso sexual en facultades y centros de investigación; en otros, diversos grupos empiezan a presionar, movilizaciones y tomas de edificios mediante, en busca de reformas que frenen el acoso verbal, la discriminación y la violencia sexual.

Comisión Interdisciplinaria del Observatorio de Violencia Laboral creada por CONICET para la prevención, difusión y capacitación en situaciones de violencia en ambientes de trabajo.

En los últimos años, algunas de las medidas que tuvieron lugar fueron simposios para abordar distintas problemáticas de género, proyectos de ley que exijan que todas las instituciones desarrollen protocolos detallados ante situaciones de acoso sexual y políticas enfocadas en la igualdad de género.

Y si bien la inacción sigue siendo la norma en muchos países, quienes ejercen violencia están finalmente empezando a enfrentarse a las consecuencias; lo cual es, en definitiva, lo que se necesita para que no suceda más.

Comentarios