No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Protón Cronobiología

¿Por qué las clases deberían comenzar una hora más tarde?

Un grupo de científicos estudió el vínculo entre el rendimiento académico y los hábitos de sueños de los adolescentes y recomienda comenzar las clases más tarde.

¿Por qué las clases deberían comenzar una hora más tarde?

¿Por qué las clases deberían comenzar una hora más tarde?

La cronobiología es esa disciplina que estudia los relojes biológicos, es decir, nuestros ritmos internos; una parte del cerebro que nos marca el horario de estar despierto, de estar dormidos, de comer, etc.

Si bien depende de factores externos, como la exposición a la luz y las preferencias horarias de nuestros relojes internos (o dicho de otra manera, si somos "búhos" o "alondras"), un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Quilmes y la Universidad Torcuato Di Tella pudo observar que cuando los horarios escolares están mejor alineados con el reloj interno de los adolescentes, el rendimiento académico mejora.

En el estudio publicado en Nature Human Behaviour, los investigadores explican que la mayoría de los adolescentes exhiben cronotipos muy tardíos y asisten a la escuela muy temprano, lo que produce una desalineación que puede afectar su salud y bienestar psicológico, además de influir en su rendimiento académico.

Para evaluar cómo afecta el horario escolar al sueño de adolescentes, que indagaron en los horarios de sueño que manejan tanto en días hábiles como en sus días libres así como también sus calificaciones. Esto se realizó a través de una encuesta que incluyó más de 700 participantes de los tres turnos escolares: mañana, tarde y vespertino.

Encontraron que aquellos que eran más matutinos tenían mejor rendimiento cuando asistían al colegio por la mañana, mientras que los cronotipos tardíos se beneficiaban más de las clases nocturnas. 

Explican además que, dado que la mayoría de los adolescentes suele tener un cronotipo más nocturno y naturalmente se duermen más tarde, deberían también levantarse más tarde para cubrir esas ocho a diez horas diarias de sueño que recomiendan los organismos de salud.

María Julia Leone, autora principal del paper. Foto: CONICET.

"Juntos, estos resultados demuestran que el rendimiento académico mejora cuando los horarios escolares están mejor alineados con los ritmos biológicos de los adolescentes", concluyen en el paper. Y agregan que lo más recomendable es comenzar el colegio secundario un poco más tarde, entre media y una hora.

Comentarios