No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series

El Marginal 3 | 7 observaciones sobre el capítulo 6

El penal de San Onofre entra en zona de definición pero sigue ofreciendo pocas sorpresas.

El velorio de Ginna(TV Pública)

El velorio de Ginna | TV Pública

Por: Leon Valle

El Marginal se ha vuelto una serie tan predecible que estamos considerando seriamente empezar a analizar los episodios de la mañana siguiente. A esta altura la historia ha perdido el foco y el conflicto principal (la supervivencia de Cristian dentro del penal) ha sido reemplazado por una serie de arcos argumentales paralelos con pequeños conflictos que nacen y se resuelven en cuestión de escenas.

El sexto episodio escondió a Pantera para poner el foco en el conflicto entre los hermanos Borges, que resultó en la trágica (pero esperable) muerte de Ginna. El negocio del narcotráfico debe continuar, por lo que el guión nos sorprendió con los conocimientos de química de James, que se sintieron tan forzados como el súbito plan de Bruni o el esconder a Pedro dentro de un ataúd para escuchar a Mario y Antín.

Como cada semana, los dejamos con algunas observaciones del episodio de esta semana.

EMMAS Y VUELTAS

Emma se deshace de la droga | Imagen: TV Pública

La adicción de Emma como su forma de lidiar con las secuelas de los eventos del motín de las palomas perfilaba como una de las subtramas más interesantes de esta temporada, pero por desgracia su experiencia fue tratada con la sutileza de una patada en los dientes. Después de abrir los ojos a su propio problema durante el episodio de la semana pasada la doctora se deshizo de todas las drogas, pero un encuentro con Pantera la obligó a luchar contra la tentación alimentada por unas pastillas que le ofreció Tubito para superar su flamante abstinencia (no preguntemos de dónde las sacó mientras estaba preocupándose por no morir en la enfermería). El episodio también significó la mágica aparición de Gastón (Adrián Navarro), el hombre casado con el que Emma mantiene una relación tóxica cuyo desenlace vimos en la primera temporada.

MOCO TUMBERO

Cristian ya es uno más dentro del penal | Imagen: TV Pública

El niño bien tuvo que adaptarse rápido a las costumbres del penal y se mueve como uno más de los internos, aún bajo la protección de los Borges. El pibe ya tiene más raquetazos que Guillermo Vilas y abandonó su lugar de víctima para plantársele a cualquiera, incluso a su padre, el intimidante y poderoso Eduardo Pardo. El valor y la actitud desafiante pueden ser su perdición, porque aunque le pida a su progenitor que deje de pagar su seguridad (sabiendo que no lo va a hacer), no está al tanto de un plan del patio para dejarlo a merced del resto de los reclusos. Aunque es la gran incorporación de esta temporada, Cristian continúa confirmando su condición de peón en un conflicto mucho más grande. Como imaginábamos su relación con Luna no pesó en la trama principal más que para darle una excusa para tener su primera experiencia sexual en una “jugada escena”. Aviso que si caemos en el estereotipo del reo que toca la armónica yo largo todo.

UN PLAN PARDO

Bruni con un plan marca Acme | Imagen: TV Pública

Gracias a una ridícula secuencia la posible excarcelación de los Borges llega a oídos de Bruni, que se niega a aceptar que los hermanos dejen San Onofre antes de pagar por la muerte de Marcos. Por fortuna para Mario y Diosito el ex-boxeador tiene aires de villano de Bond y en lugar de planear un ataque dentro del penal —y cobrar venganza de inmediato- decide asesinar a Eduardo Pardo para cortar el financiamiento y que Cristian se vuelva un motivo de conflicto entre los hermanos. ¿Para qué? Para que se los devoren los de afuera, imagino. No quedó muy claro el objetivo de este plan que fue menos meditado que el de Francisco De Narváez.

QUE PAREZCA UN ACCIDENTE

La despedida de Ginna | Imagen: TV Pública

Ginna no murió a manos de Pantera o Bruni como había anticipado, pero su destino estuvo marcado desde el momento en que se convirtió en un personaje descartable de interés para Mario. Por lo menos su muerte (aunque violenta) se filmó con una elegancia casi inédita en la serie y el funeral en el patio fue genuinamente emotivo. Será cuestión de ver si la homofobia latente en el círculo de los Borges afecta la imagen y el liderazgo de Mario en el corto plazo — aunque no nos preocupamos por su relación Diosito porque es probable que el guión lo obligue a elegir entre su hermano y Cristian y recompongan el vínculo sacrificando al pibe.

EL 9 DE LA GENTE

Schiavi también tuvo su cameo | Imagen: TV Pública

La galería de personajes ocasionales continúa sumando nombres. Esta semana fue el turno del ex jugador de Boca, Rolando “El Flaco” Schiavi, de convertirse en el protagonista de los titulares por su cameo. Schiavi participó de un picado en el patio que sirvió de marco para una charla entre Ortiz y Morcilla en la que el súbdito de Borges comenzó a tentarlo con drogas y probablemente sera el primer paso en el camino de una sobredosis dentro del penal que afecte a Emma y el negocio de Borges. ¿Desaparecerá Schiavi como Dtoke o seguirá actuando mal como Rodrigo Mora durante los próximos episodios?

PANTERA SIN MANIJA

Pantera en modo animal salvaje | Imagen: TV Pública

El episodio de la semana pasada tuvo a Pantera como gran protagonista. El musculoso amenazó a Mario, atacó a Diosito y destruyó el laboratorio después de mandar a Tubito a la enfermería — obligando a James a convertirse en el Jesse Pinkman de su Walter White y encargarse de la operación-. Sin embargo anoche Pantera tuvo una aparición corta e inconsecuente que se destacó por dejar en evidencia que el tipo no solo perdió cualquier rasgo de humanidad durante su cautiverio, sino que también se olvidó de cómo caminar erguido y usar las manos con cierta habilidad. Supongo que cada cual maneja las cosas como puede.

DOMINGO DE RAMOS

Ramos ha visto mejores días | Imagen: TV Pública

Casi, El Marginal. Casi completás un episodio entero sin una escena de violencia explícita y gratuita. Y mirá que venías de empalar a un personaje y salir bien parado. Pero Ramos, quizá el informante menos intrépido de la historia, tenía que pagar por la flojera de un guión corto de ideas; por eso cuando puso al tanto a la directora Morales de la sospechosa muerte de Ginna la inmediata reacción del personaje de Ana María Picchio lo delató y lo hizo terminar en un rincón de la vieja cárcel con el cráneo hecho una bolsa de arena. Se veía venir más que la disparada del dólar.

En esta nota:
  • el marginal

Comentarios