Chegusan Comida

María Lee y Claudia Cauna: cocina coreana por dos mujeres latinoamericanas

Este domingo, la creadora de las tiendas Panorama pone manos a la obra para ofrecer un banquete con los sabores de su infancia, junto a una gran cocinera boliviana de amplia trayectoria en nuestro país. Todos los datos, acá.

María Lee y Claudia Cauna: cocina coreana por dos mujeres latinoamericanas

María Lee y Claudia Cauna: cocina coreana por dos mujeres latinoamericanas

Por: Abril Correa Leveratto

Durante veinte años, Claudia Cauna, vecina de la villa 1-11-14, trabajó en un restaurante coreano en Buenos Aires. Después, decidió invertir su tiempo y energía en un proyecto propio y abrió Siete hermanos, un local de comida boliviana cerca de su casa, donde recreaba los platos típicos de su patria. Como muchos otros casos de esta época compleja, no funcionó y Claudia tuvo que cerrar las puertas de su negocio el fin de semana pasado.

Para fortuna de los porteños, Claudia no deja de cocinar. Sin ir más lejos, este domingo 12 de mayo va a estar al frente de un evento gastronómico organizado a cuatro manos con María Lee, creadora de Panorama, un concepto de tiendas de diseño (Palermo, Uruguay) que está transformándose en algo mucho más amplio.

María, de ascendencia coreana y vida argentina, siempre está buscando entrar en contacto con artistas de lo cotidiano: artesanos, cocineros, productores, trabajadores de diferentes rubros. No se queda en la superficie de las cosas, sino que rastrea el camino recorrido por cada obra, cada ingrediente, para llegar a su origen, a la persona que le dio forma, a la cultura que le dio un marco a su existencia. Eso mismo intenta transmitir en Panorama, no solo dando visibilidad al trabajo de muchos diseñadores regionales, sino funcionando como una plataforma interdisciplinaria.

“Es un momento bisagra. Quiero que Panorama empiece a tomar otro rumbo. En el verano hicimos clases de yoga, talleres de oficios; el año pasado abrimos un restaurante en Uruguay con productos locales. Creo que Panorama es una filosofía de vida: con lo que hay, hacer lo que se pueda. Esa cosa brooklynesca de ir a buscar un plato determinado, poner el azulejito, elegir todo el jueguito, toda esa parafernalia decorativa para mí no tiene sentido, para mí el ornamento es un delito”, explica. “Es importante hacer, generar. Quiero que Panorama se convierta en esa plataforma. Empieza hoy conmigo, María Lee, pero quiero que se despersonalice, aunque el origen de Panorama tiene que ver con el mío, con lo paternal: mi padre fue el primer textil que puso 'hecho en Argentina' en vez de 'made in Argentina'. Era un tipo brillante, un gran cocinero, un gran artista. Todo lo que es Corea, su cultura, los trajes, esos colores vibrantes, tiene mucho que ver con lo que a mí me fascina, y mi fascinación por lo latinoamericano de alguna manera tiene que ver con lo coreano primero: Corea tiene una cultura muy fuerte que yo trato de replicar cada vez que viajo por los distintos países a los que voy, busco esa cosa que tiene que ver con el color, con lo genuino, con la comida. Trato de que toda la experiencia sea sobre cosas que tengan que ver con la realidad”.

Esta línea de pensamiento está aplicada en el plan del próximo domingo. María y Claudia prepararán almuerzos y cenas coreanos para quienes reserven su lugar en la mesa. La cita es en A Nos Amours (Gorriti 4488), el restaurante francés de Constant Anée, y van a servir platos como kimchi de hakusay, anchoas fritas, tofu salteado con salsa picante, huevo en caldo de soja, papas guisadas, gelatina de bellota sazonada, fideos de batata y verduras y barbacoa de carne coreana, entre otros. La idea es que sea una aventura para el paladar, pero son recetas elegidas con cuidado para que no sean demasiado impactantes para los comensales argentinos. Por su parte, Constant pondrá sus vinos orgánicos para maridar el banquete.

“Me encanta cocinar, es un espacio para mí sagrado. En estos últimos años, tanto yo como mis hermanos empezamos a cocinar comida coreana como un intento de recuperar parte de nuestra cultura. Mi vieja también mantuvo un montón de cosas de la cocina coreana y nuestra alimentación siempre fue asiática. Tuve mucha suerte de comer siempre bien, orgánico, sin empaquetados, sin leche, con muy poca harina blanca. En mi casa, la preparación de la comida estaba ligada a mis padres, era una ceremonia muy importante. Nos explicaban cómo era, nos llevaban a ver cómo mataban al pollo, a la vaca... Porque comer bien te lleva por buen camino. Para mí, quizás porque son los sabores de mi infancia, no existe una cocina tan completa como la coreana, es realmente maravillosa”, relata María. "A nosotros nos encanta compartir la comida, somos muy generosos en ese aspecto, me encanta recibir a la gente, poner la mesa, toda la ceremonia me parece muy gratificante. Esa es la esencia de la cocina coreana: son tantos platos porque son para compartir. Como no puedo invitar a todo el mundo a mi casa y sabía que Claudia había dejado de cocinar, eso en lo que ella es una genia, hablé con Constant. Voy bastante a su restaurante y estoy muy alineada a su manera de pensar: él va, elige en persona cada alimento... La filosofía que Constant tiene en A Nos Amours está muy ligada a mi filosofía. Me pareció interesante hacerlo en un bistró francés, unir todos estos mundos, y poner en valor el nombre de Claudia como el de una artista, porque es lo que es”, remata.

La premisa de este primer festín es que sea inolvidable y, quizás, continuarlo con nuevos encuentros de cocina coreana, boliviana o lo que se vaya armando. Nuestro consejo: aprovechar la oportunidad de este fin de semana. Las reservas se hacen, tanto para el turno de día como para el de noche, por el Instagram de María Lee (@marialeety) o por teléfono llamando a A Nos Amours (4897-2072). El precio del menú es $900 y no incluye las bebidas. 

En esta nota:

Comentarios